Ventrosa de la Sierra

En el año 927 aparece Ventrosa, con la denominación de "Bendosa" , en el Voto de Fernán González, asociada a Canales de la Sierra.

En 1366 fue incluida entre las localidades del Señorío de Cameros, que sería cedido por Enrique II de Trastámara a Juan Ramírez de Arellano por su apoyo en la lucha contra Pedro I el Cruel.

Tras la desaparición de los señoríos de los señoríos, en 1811, se convirtió en villa exenta de la provincia de Soria, hasta la creación de la provincia de Logroño el 30 de noviembre de 1833.

El municipio de Ventrosa de la Sierra pertenece a la comarca de Nájera. Está situado en el extremo suroriental de la sierra de la Demanda y se organiza en torno al curso alto del río Najerilla, encajándose en un estrecho valle que aumenta en altitud hasta culminar en el Pancorbo.

A 74 kms. de Logroño y 1003 m. de altitud, en la subcomarca del Alto Valle del Najerilla. Su término municipal, ocupa una extensión de 72,84 Km², está recorrido por el Najerilla y por el río Ventrosa, y presenta un relieve escarpado, con alturas como el Cuervo de 1877 metros.

A partir de los años 60 la villa ha sufrido una durísima emigración, consecuencia de la débil estructura económica del municipio basada en la ganadería lanar. La población, ha ido disminuyendo ininterrumpidamente a través de los años, tendencia ésta generalizada en los municipios serranos a los que afectó, muy negativamente, la desaparición de la Mesta y sus privilegios ganaderos.

Económicamente su actividad principal es casi estrictamente ganadera, contando con rebaños ovinos con gran número de cabezas, tres centenares de vacas de monte y un centenar de yeguas, que aprovechan los pastos y el monte. El aprovechamiento forestal se centra en un tercio de la superficie del término. La agricultura, casi inexistente, se limita a algunos huertos de carácter familiar. No existe actividad industrial alguna que merezca mención especial. En los últimos años está experimentando un gran incremento del turismo rural.

Por su historia conocemos que en el año 927 aparece Ventrosa, con la denominación de "Bendosa", en el Voto de Fernán González, asociada a Canales de la Sierra. Perteneció al señorío de Cameros y, como tal, al Conde de Aguilar, quién nombraba a su alcalde ordinario. Eclesiásticamente pertenecía al arciprestazgo de Mansilla en la provincia de Burgos. Ha estado vinculada a los monjes de Valvanera. Tras la abolición del régimen de señoríos, en 1811, formó parte, como villa eximida, de la provincia de Soria, integrándose en la de Logroño al crearse ésta por Real Decreto de 30 de noviembre de 1833.

La temperatura, extremadamente fría en invierno, es templada y agradable en primavera y otoño al circundar la zona una barrera montañosa.

En Ventrosa de la Sierra podemos visitar la iglesia de San Pedro y San Pablo, del siglo XVIII, de la que destaca el espléndido retablo mayor. La ermita del Cristo, próxima al núcleo urbano, de sencilla y rústica construcción. La ermita de Villa Rica, en la margen izquierda del río Najerilla. La pequeña torre con reloj. El Puente de Hiedra, situado entre la ermita de Villa Rica y la venta de Goyo, sobre el río Najerilla. De su arquitectura civil, destacar algunos edificios de los siglos XVII y XVIII, con escudos heráldicos en las fachadas. El conjunto, muy cuidado, mereció en el año 1971 el Primer Premio Nacional de Embellecimiento de Pueblos.

Su entorno agreste, es de una notable belleza. El visitante, tras recorrer la estrecha y sinuosa ruta que nace de la carretera de las Viniegras, disfrutará de paisajes muy hermosos en que alternan los roquedos, los bosques y las praderías de altura. El río Ventrosa, circundado por tramos de choperas, discurre con aguas cristalinas.